No existe el romance cuando hay guerra

Posted on octubre 22, 2010

0


Ana y Juan se conocen desde hace tiempo. Se aman y se juran amor eterno. Juan se despide de Ana porque lo solicita su deber. Ana se queda en su casa enfrentando la guerra junto con su familia. Ella es judía y debe pagar las consecuencias. Tocan a la puerta y entran varios soldados a matarlos. Entre ellos está Juan que no sabe qué hacer: cierra los ojos y dispara. Jamás volvió a ser el mismo.

Anuncios