Ser o no ser

Posted on marzo 28, 2011

1


Hoy, un amigo al que no visto en mucho tiempo, me ha preguntado si ya soy una escritora. Yo le respondí con muchos pretextos y razones por la cual he dejado a un lado esa ambición.

Él me contestó que le decepcionó un poco la respuesta, pues esperaba que yo le respondiera que siempre he sido escritora. Me hizo dudar un poco de mí.

Ciertamente tiene toda la razón, si desde que me conoce yo ya escribía cuentos, y hasta una tarjeta de presentación como escritora le di, lo más lógico es que le responda que siempre lo he sido. Pero ahora no estoy tan segura de si un escritor es aquel que escribe, o si un escritor es aquel que ya tiene publicados varios libros.

Yo por mí parte he publicado sólo digitalmente, nada en papel. Hasta el momento no he tenido la oportunidad de publicar nada impreso, y sinceramente no la he buscado tampoco.

Siendo honesta conmigo misma, he llegado a la conclusión de que no sólo amo escribir, sino que es una necesidad. Si no escribo me vuelvo loca. Así de fácil.

Pero ya no estoy segura de si ese ejercicio mental que me es indispensable en mi vida, sea suficiente para producir obras de arte. Es decir, cuando pienso ya en la realización de un cuento o una historia ficticia, el esfuerzo mental que hago rebasa más allá de lo que yo puedo soportar.

A veces la historia sale de la nada y lo único que hago es reproducirla; pero en muchas ocasiones yo soy la que ando en busca de una historia. Una historia que cobre vida y sea lo mejor hecha posible.

Hacerlo una vez o dos veces cada cierto tiempo no causa ningún problema, pero trabajarlo cada semana o varias veces al mes me provoca un desequilibrio que tiende a caer en la angustia y en el estrés. Posteriormente, en la depresión.

No creo ser a la única que le pase, pero hay muchos artistas que se vuelven adictos a esa adrenalina y la disfrutan. Enseñan sus obras más íntimas como quien deja su ropa interior en un tendedero público y goza de la reacción de las personas. Yo lo intenté y no pude. Fue demasiado para mí.

Prefiero quedarme con la escritura como algo inherente a mí, para expresar lo que siento y pienso, y no como el producto o el resultado estético de otros. Puede ser una actitud mediocre o egoísta… no egoísta no, porque cada que puedo dejo a la luz mis ideas para que no se oxiden o no produzcan hongos en la esquina de un cuarto oscuro.

Pero no me exijan más que los entretenga con bellas y lindas historias, a menos que esas historias nazcan como una metáfora de aquello que necesito extraer de mi mente.

He escuchado críticas tan bellas que me han obligado a seguir por este camino, esperando sea el adecuado y el que me ayude a superarme; pero no ha sido así. Sólo depresiones y dolores de estómago me ha ocasionado.

Sin duda, una de las decisiones más difíciles y dolorosas de mi vida.

Anuncios
Posted in: Ser o no ser